fbpx

Somos lo que no hay

NUESTRA HISTORIA

En casa llevábamos un montón de años con las mismas empresas de luz y alarma, y sabía que había mejores ofertas en el mercado.

Además, tampoco estábamos muy contentos con los servicios de atención al cliente de estas compañías.

Largas esperas al teléfono, de un departamento a otro, contar la misma historia una y otra vez…

Pero iba pasando el tiempo y lo iba dejando.

En aquella época dirigía una mediana empresa de marketing de bastante éxito, y en el poco tiempo libre que tenía, lo último que me apetecía era pasarlo buscando ofertas en internet y hablando con teleoperadores comerciales.

Pero al final un día mi mujer y yo nos pusimos con el tema.

Empezamos a buscar por Internet pero aquello era una Jungla

Un montón de ofertas y empresa distintas y, lógicamente, todas te dicen que son las mejores.

 

Después de varios días no teníamos nada claro.

GESTIONAR LOS SERVICIOS DE CASA NO PODÍA SER TAN DIFÍCIL

¿No podía haber una empresa en la que hablase con un asesor independiente y él se encargara de buscar la mejor compañía y oferta según mis necesidades?

 

 ¿Y que hiciera todos los trámites de contratación o cambio de compañía?

 

¿Y que, además, luego hiciera por mí todas las gestiones relacionadas con esos servicios, tipo asistente personal?

Lo busqué por todos sitios pero no lo encontré.

Lo más parecido eran los típicos comparadores de internet, esos que metes un montón de datos y supuestamente te dicen las mejores ofertas.

Pero no era eso lo que estaba buscando.


No busqué la idea, ella me encontró a mí y ya no me la podía quitar de la cabeza.

Estaba pegada a mi mente como el barniz a la madera.

Reuní a mis socios y lo tuvimos claro.

Íbamos a crear el servicio que a nosotros como usuarios nos encantaría tener

Sabíamos lo que queríamos hacer, conocíamos el sector y ya teníamos en nuestra empresa la mayoría de los recursos necesarios.

Lo hicimos, y nació Quecomparo.es

Hoy por hoy, miles de personas viven mejor porque están pagando menos por los servicios de casa, se despreocupan de las gestiones y de pelearse con los teléfonos de atención al cliente.

Pagan menos, tienen más y viven mejor.

Podemos decir que la decisión mereció la pena.

Ir arriba